El sector vitivinícola español ante un futuro incierto

En estos días, aparecen en los medios de comunicación diversas noticias preocupantes para el vino español. Tenemos en España un exceso de vino en las bodegas como consecuencia de una disminución de las ventas por el cierre del canal HORECA, principalmente. Con menor incidencia, las exportaciones. Ante esta situación, algunos actores del sector apuestan por reducir la cosecha de uva de este año entre un 15% y un 25%.

Puede descargar el artículo completo en formato PDF pulsando aquí.

Puede parecer mucho, puede parecer poco. A mi, me parece un apaño más de los que históricamente vienen haciéndose en este bendito país.

Dice el refrán, “de aquellos polvos vienen estos lodos”. Y es que estamos donde estamos por una gran falta de planificación, de visión de futuro.

En 1992, cuando Miguel A. Torres tuvo la acertada idea de fundar FIVIN, no dudé en brindarle mi incondicional apoyo, como lo hizo el Dr. JM Dexeus y también Horacio Sáenz Guerrero, en aquel entonces, director de La Vanguardia. Los tres constituimos la primera junta directiva con el apoyo moral y económico de diversas entidades del sector y muchas bodegas. También de la Administración.

El propósito de FIVIN era conseguir los medios científicos necesarios para averiguar las propiedades saludables del vino y también sus posibles efectos adversos y, una vez conocidos, hacerlos llegar a los médicos y al gran público. Este interés nacía como respuesta a las campañas antialcohol que se promovían con notable aceleración y difusión por todo el país. Estas campañas tuvieron como consecuencia una disminución del consumo de vino, no solo en España sino en casi todo el mundo. Fue un primer aviso. Desde entonces, la labor de FIVIN ha sido encomiable y creo firmemente, que el objetivo se cumplió y se mantiene. Gracias a estos esfuerzos, la caída del consumo no solo se frenó, sino que se consiguió que muchos médicos evitaran desaconsejar, incluso prohibir, el consumo de vino.

El notable aumento del mercado exterior aportó gran ilusión y pareció que la producción de vino tendría un crecimiento importante y sostenido en el tiempo. Y así fue durante unos años. Pronto nos dimos cuenta de que no estábamos solos en el mercado y que ciertos países cuyas producciones tradicionalmente apenas alcanzaban para cubrir su demanda interior, las aumentaron hasta llegar a convertirse en exportadores. Me refiero singularmente, a USA, Argentina y Chile. Los elevados rendimientos de sus viñedos generaron producciones asimismo elevadas y, por lo tanto, una disminución de los costes de producción. En consecuencia, llegaron al mercado internacional vinos con precios de venta público muy moderados, muy competitivos.

Mientras, en España, seguíamos y seguimos todavía con el viejo mantra de que la producción y la calidad son incompatibles. De este modo, se ha condenado al viticultor a una situación de subsistencia por los pobres rendimientos de sus viñedos. También ayudaron el minifundismo propio de los países mediterráneos y los bajos precios de la uva. Si comparamos, por ejemplo, el Prosecco con el Cava, en el primero se obtienen el doble de kilos de uva por hectárea y su precio es también del doble que el nuestro.

Ante este panorama no es de extrañar el paulatino abandono del viñedo por parte del pequeño agricultor. La mecanización, desde luego imprescindible, permitió el surgir de grandes explotaciones propiedad de bodegas que adquirieron viñedos a los que habían decidido abandonar su cultivo. Una de las consecuencias negativas de esta situación ha sido la falta de mano de obra cualificada. Es el caso de los podadores.

Ocurrió que las primeras bodegas que se lanzaron de manera importante a la exportación lo hicieron ofreciendo vinos a bajo precio. Era más fácil y más rápido entrar con este argumento. El Cava es el ejemplo paradigmático de ello. Construir una marca y consolidarla cuesta mucho tiempo y dinero, pero también conocimiento, estrategia y calidad de producto. No me refiero a la calidad intrínseca de nuestros vinos, que sin duda la tienen, sino a su imagen de producto singular, diferenciado por su origen geográfico y por sus viníferas. Con ello, con tiempo y esfuerzo, se gana el prestigio. En eso, franceses e italianos han sido maestros indiscutibles. Debimos haber aprendido de ellos. Si acaso, no hemos aprendido bien al imitar sus vinos de Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Chardonnay, etc. Ahora nos encontramos en un mercado mundial saturado de variedades francesas. Nosotros, con nuestros vinos, no aportamos nada nuevo ni original. Y, además, a precio inferior al de nuestros prestigiados vecinos. Un precio inferior que repercute directa y negativamente sobre su margen comercial y de explotación. Cuando un producto se afianza en los mercados se establece automáticamente un precio de referencia. Un precio que muy difícilmente podrá en futuro modificarse al alza. Tal és nuestra situación.

Me resulta evidente que si se hubiera optado por valorar convenientemente la uva en su origen no hubiera sido posible ofrecer vinos a precios tan modestos. Es el caso de denominaciones de origen de mucho prestigio como Borgoña, Burdeos, Champagne, Piamonte, Montalcino, etc. Asimismo, el agricultor habría podido dedicar mejores esfuerzos al viñedo y ver justamente recompensado su trabajo. Un trabajo, digámoslo de paso, no exento de riesgo como cuando las inclemencias meteorológicas merman gravemente el trabajo de todo un año. El agricultor, de este modo imperativo, ya colabora periódicamente en cierto modo a la regulación de existencias. Tristemente, en el escandallo de una botella de vino lo que menos importa es el coste del vino.

Hemos tenido una mala planificación de la política de plantaciones y mientras veíamos el empobrecimiento de los agricultores, asistíamos impertérritos a la transformación del viñedo en solares industriales. El arranque definitivo de muchas hectáreas no se aprovechó para regularizar paulatinamente el sector. Recientemente, hemos asistido a disputas regionales por las autorizaciones de nuevas plantaciones, en la DOP Cava, por ejemplo. Tenemos excedentes, pero solicitamos nuevas plantaciones. No somos capaces de anteponer el bien común al particular de cada uno. Sería deseable que algunas DO revisaran sus pliegos de condiciones, sus competencias y actuaciones.

Tampoco ha ayudado nada la política de subvenciones. El sector vinícola ha vivido siempre prácticamente subvencionado. No solo desde España, sino también desde Europa. Por definición, un sector que precisa subvenciones continuas no es un sector sostenible. Esta palabra, ahora tan de moda, parece que solo la utilizamos desde el punto de vista medioambiental cuando, en primera instancia, debería aplicarse a la sostenibilidad del modelo de negocio. Podemos aceptar ayudas puntuales para favorecer iniciativas creativas y de jóvenes que desean seguir en la industria agroalimentaria. Las ayudas indiscriminadas como las habidas hasta hoy mismo no son deseables desde diversos puntos de vista socioeconómicos. En España, algunos sectores no han tenido otro remedio que funcionar fuertemente subvencionados. Es el caso de la minería en general y del carbón en particular. Esto es así porque las materias primas no admiten valor añadido, algo que si ocurre con los productos manufacturados.

No es sostenible, ni mucho menos socialmente justo, malbaratar el dinero público en obras innecesarias, en bodegas muy lujosas, en equipos sobredimensionados, en planes de expansión realizados antes de que haya surgido la necesidad. Es un dinero que no genera riqueza y que difícilmente retorna a la sociedad, su finalidad última. Recuerdo ahora a Díaz-Plaja en su obra El español y los siete pecados capitales. Ni más ni menos. El dinero malbaratado en muchas infaustas subvenciones sería ahora una buena ayuda para capear el temporal. Para eso debe de servir el dinero, para eso una empresa bien gestionada debe generar reservas y, de este modo, apuntalar su solidez. Uno de los puntales de la sostenibilidad. Muchas bodegas, gracias en parte a las subvenciones, se han transformado en “museos”, monumentos arquitectónicos, hoteles y/o restaurantes de lujo, palacetes, etc., inversiones totalmente alejadas del objeto de la ayuda pública. No niego que en algún caso se hayan convertido en un atractivo turístico, pero como digo, no es esta la finalidad de la subvención.

Tocan ahora dos cosas. La primera, planificar seriamente el futuro del sector a medio y largo plazo fijando objetivos claros y realizables. La segunda, solucionar el hoy y el dramático mañana que se nos viene encima.

Empezando por lo segundo, y como he dicho al inicio de este escrito, reducir la producción no resolverá nada. Por desgracia, el problema del mercado no estriba en un 15, 20 o 25% del volumen. Ojalá. Además, de aquí a fin de año, es muy plausible un descenso de las ventas de un 30% si además tenemos en cuenta el impacto negativo en el consumo por el turismo que no vendrá.

Tenemos un problema estructural y endémico que no resolveremos con este apaño. Imponer una reducción de la cosecha gravita de nuevo sobre la economía del más débil, el agricultor. Esta propuesta de reducción no se verá trasladada a los costes finales pues en estas fechas ya se han realizado muchas actuaciones en el cultivo. Tampoco provocará una reducción sensible de los costes de la próxima vendimia. Y, por el momento, para el año que viene nadie se atreve a pronosticar. No obstante, parece obvio que el consumo de vino caminará con bastante paralelismo a la lenta recuperación económica.

Hoy en día, tampoco sabemos qué cantidades ni que calidades obtendremos en cada DO. Podría darse la paradoja de que tuviéramos una añada excepcional y obligaríamos al viticultor a tirar una uva que tanto esfuerzo y sacrificio ha costado. Socialmente, del todo inaceptable e injusto. No olvidemos el hambre en el mundo. La uva es un fruto, un alimento.

Los excedentes de uva deberían destinarse a diversos productos derivados de la uva que pueden almacenarse, sea alcohol, zumos, MCR, etc. Como nota al margen, a consecuencia de la pandemia las ventas de alcohol se han disparado y este desinfectante seguirá usándose por muchos años. Otro asunto pendiente de revisión son los impuestos sobre el alcohol.

Con referencia al alcohol y ligado con la sostenibilidad, la economía circular, etc., no tengo conocimiento de que ninguna de las bodegas líderes en ecología haya apostado por utilizar ampliamente el alcohol como combustible. En bastantes bodegas ya se utiliza la energía solar, incluso la geotérmica. Pero sería interesante explorar la viabilidad de la utilización del alcohol no solo para mover cualquier vehículo a motor (tractores incluidos) sino también para generar electricidad, calefacción o vapor.  Brasil es un gran ejemplo de este aprovechamiento. Este año tocaría destilar y almacenar alcohol y, con urgencia, dar salida al etanol reutilizándolo en nuestras bodegas.

Aprovecho para recordar a Taguchi cuando definió la Calidad como “pérdidas mínimas para la sociedad”. Todo producto manufacturado genera inevitablemente algún desecho, algún reciclado. Desechos y reciclados impactan en el medioambiente y también en la cuenta de resultados de la empresa. Es hora de recordarlo, aprenderlo y practicarlo.

De cara a medio y largo plazo debemos tener en cuenta que el consumo de vino crecerá de modo muy moderado a escala mundial, pero no así en España, a partir de la salida de esta crisis. No obstante, lo hará en un delicado equilibrio, pues el aumento de población no irá parejo al consumo de vino precisamente por las continuas campañas antialcohol y por el crecimiento, lento pero firme, de la población adicta a una dieta “saludable”. A corto, el consumo se verá reducido por la propia depleción económica generada por la pandemia que nos asola. Por lo tanto, por el momento no cabe esperar recuperación alguna.

En cuanto a nuevas plantaciones estimo que no debería haber ningún incremento de superficie pues ya estamos en una posición crítica tanto por los excedentes como por la necesaria modernización del viñedo. En este sentido, cabe recordar que España tiene el dudoso honor, desde siempre, de ostentar el liderazgo en superficie de viñedo a la par que ser el tercer país en producción. Hay que entender de una vez por todas que producción y calidad no son contrapuestos. Amplias experiencias en todo el mundo vitícola así lo han demostrado, pero en este país seguimos empeñados en ir a la cola. La viticultura tiene que ser rentable para el agricultor. Del mismo modo, la actividad agrícola de una bodega debe contemplarse como una empresa a parte que actúa de proveedor y que por lo tanto debe presentar anualmente un resultado positivo en la cuenta de explotación, a la vez que un crecimiento sostenido. Como cualquier empresa. Si no adoptamos con firmeza este concepto seguiremos por un camino tortuoso que no nos llevará a ninguna parte. Como mucho, seguiremos donde estamos ahora, es decir, sin futuro.

En referencia a las viníferas debemos apostar claramente por el abandono de aquellas que están expandidas por todo el mundo y valorar nuestras autóctonas, mejorándolas aún más si cabe. El camino ante tanta competencia se encuentra en promocionar y vender nuestra singularidad y en gestionar nuestras bodegas con el objetivo de la sostenibilidad. Insisto, sostenibilidad entendida no solo como protección ambiental sino también como desarrollo social y crecimiento económico.

Para finalizar, una reflexión: limpiar constantemente el espejo, no mejora al que se mira en él. En lugar de buscar en el espejo la causa y la solución de todos los problemas reflejados en él, debemos utilizarlo para reconocernos a nosotros mismos. ¿Quo Vadis?

 

A modo de resumen, unas ideas en clave de futuro para iniciarlas ahora:

1- Acotar la superficie de viñedo para ajustarla a las verdaderas necesidades.

2- Racionalizar la producción de uva mejorando su calidad a la par que una mejora en los rendimientos.

3- Establecer para la uva unos precios justos que hagan sostenible el trabajo agrícola.

4- Abordar de inmediato mejoras en el viñedo que permitan afrontar los retos del imparable cambio climático. Mejoras centradas básicamente en cambios en el sistema de conducción (De espaldera a vaso) y gestión de la fotosíntesis.

5- Apoyo prioritario a la investigación en viticultura y enología.

6- Dotar a la universidad de los medios necesarios para impartir formación al más alto nivel (viticultura, enología, marketing, diseño, tecnología, etc).

7- Restringir las ayudas públicas a casos muy concretos y bien justificados.

8- Apostar por la sostenibilidad en su más amplio concepto.

9- Generar individualmente, cada bodega, un fondo económico de contingencia para emergencias.

10- Promocionar siempre el consumo moderado de vino.

rv@ramonviader.com               19/04/2020.

Sinopsis sobre la pandemia del coronavirus COVID-19 (SARS CoV-2)

Estimado amigo lector:

Me complazco en hacerte partícipe de mis reflexiones acerca de lo que estamos viviendo y sufriendo a consecuencia de esta pandemia que está asolando el mundo desde hace ya cuatro meses. Ante todo desastre, excepción hecha de los geológicos, se hace necesario averiguar sus causas, su origen, pero cuando su magnitud se proyecta a escala global uno no puede sustraerse a imaginar que algún mensaje importante subliminal nos ha sido enviado.
La humanidad ha sobrevivido a muchos desastres aún a costa de dejar millones de muertos. Pero este hecho, ampliamente asumido, no puede ser óbice para que no examinemos el presente con cierta preocupación.

Puede descargar el artículo completo en formato PDF pulsando aquí.

 

UNA VISIÓN PSICOFILOSÓFICA

La pandemia que vivimos es una infección que afecta a las vías respiratorias, los pulmones. Mediante los pulmones eliminamos lo malo (el CO2 generado en el metabolismo celular) e ingresamos oxígeno para alimentar a las células. Respiramos!! El oxígeno nos da vida.

La respiración es un acto rítmico que se compone de dos fases, inhalación y exhalación. Ambas concatenadas de modo que una no puede existir sin la otra. Una fase compensa la otra y juntas, forman un todo. Es, en definitiva, un proceso de intercambio. Un intercambio con nuestro entorno que nos impide vivir aislados. El aire que respiramos, los átomos de oxígeno que contiene, han pasado por los pulmones de millones de personas antes de penetrar en los nuestros. No vivimos pues, aislados. Compartimos involuntariamente lo más importante e íntimo, el oxígeno que nos permite seguir vivos. Por muy deseoso que el ser humano esté de encapsularse en su ego, la respiración le obliga a mantener la unión con lo ajeno al yo. La respiración nos une constantemente con todo. Respiramos del mismo aire que respiran los animales y las plantas. La respiración tiene algo que ver con “contacto” y “relación”.

Los pulmones, con sus setenta metros cuadrados de superficie, son nuestro órgano de relación más extenso e importante mientras que la piel apenas mide dos metros cuadrados de superficie. El contacto con la piel es totalmente voluntario, más comprometido y más intenso y sensual. El contacto con los pulmones es, por contra, involuntario y obligatorio.

Hay muchas expresiones que exponen la relación entre el aparato respiratorio y nuestra relación con quienes nos rodean. Me deja sin aliento, no puedo ni olerla, se me corta la respiración, suspiro, me ahogo, desahogo, todas ellas, íntimamente relacionadas con los conceptos de libertad, espacio vital, aceptación-rechazo. Respirar és, en definitiva, asimilar la vida, nuestra propia vida, integrada en nuestro entorno.

La vida monacal, la clausura a la que voluntariamente se someten algunas personas, puede interpretarse como un mecanismo de huída, de apartarse de la sociedad. Algunas órdenes imponen en su disciplina el silencio, sea para no comunicarse y fomentar la introspección, sea para no contaminar al vecino. Monjes y monjas pasean por los claustros de los conventos alejados entre sí como hacemos ahora nosotros cuando salimos a comprar. Cabe recordar que cuando nacieron las órdenes monásticas allá por el siglo X, no se disponía de ningún medicamento y, frente a enfermedades infecciosas, el aislamiento era la única medida eficaz.

Las personas más afectadas por el coronavirus son, mayoritariamente, las de mayor edad. Presentan cuadros de dificultad respiratoria parecidos al asma y suelen precisar respiración asistida. Cuando uno envejece tiende a inhibirse de una sociedad en la que ya no se siente cómodo y, al igual que el asmático, percibe el entorno como algo peligroso que le genera miedo. Miedo a admitir ciertos aspectos de la vida moderna. En cierto modo, la vida le ahoga. A veces, el afán de cerrarse persiste hasta alcanzar su punto culminante en la muerte.

La infección es un enemigo que nos ataca y al que intentamos combatir con nuestras defensas. La salud no se concibe solamente como la ausencia de enfermedad, con el bienestar físico, sino también con el bienestar mental, con el bienestar espiritual. La medicina psicosomática nos enseña a contemplar al individuo como una unidad en el plano físico y el emocional. Corpore sano in mens sana.

Si proyectamos la infección al plano emocional, la infección representa un conflicto y los conflictos pueden ser percibidos o no, pero están ahí. En tanto en cuanto el cuerpo es expresión de la conciencia, determinados problemas emocionales tienen, muestran, su contrapartida corporal.

Observemos que este virus nos penetra por la boca, la nariz, incluso se ha dicho, por los ojos, o sea, por las mucosas, las partes más blandas, más expuestas, más débiles. Cada parte y cada órgano del cuerpo corresponde a una determinada zona psíquica, una emoción y una problemática determinada. ¡Estoy hasta las narices! Una expresión que somatiza un determinado estado de ánimo. La nariz tapada por el resfriado, ahora por la mascarilla, dificulta hablar o desanima a comunicarse, incluso con la amenaza ¡No te acerques! ¡Estoy resfriado!, se saca uno a la gente de delante. Esta actitud defensiva se refuerza con los estornudos y la tos seca, la “tos de perro” que se manifiesta ahora en los infectados por el virus. También por la boca entra el aire y el alimento y nos sirve la boca para hablar, comunicarnos, relacionarnos. El virus nos obliga ahora a cerrarla. ¡Cállate la boca! ¡Porqué no te callas! un duro imperativo que nos ordena no hablar más. ¿No querías caldo? ¡Pues toma tres tazas! La comunicación oral mutó hace tiempo al medio virtual. Entristece ver una mesa con varias personas, amigos, novios, padres e hijos, todos volcados al móvil en vez de hablar.

Cuando el agente infeccioso penetra en nuestro cuerpo, en el plano psíquico corresponde al reto de saberse ante un problema y la necesidad de superarlo.

El obligado parón de toda actividad industrial y comercial en todos los países afectados (155), que son casi todos, se ha traducido en un descenso muy notable de la contaminación ambiental. Entre todos hemos conseguido que el ambiente sea más respirable, más sano. ¡Respira hondo! exclamamos cuando hemos resuelto el problema.

Vivimos en una civilización en la que vemos, pero no observamos, hablamos mucho pero, paradójicamente, no nos comunicamos y no escuchamos. En cierto modo, se ha impuesto el culto al cuerpo y todo rechazo al esfuerzo y al sacrificio.

Digo yo que limpiar constantemente el espejo, no mejora al que se mira en él. En lugar de buscar en el espejo la causa y la solución de todos los problemas reflejados en él, debemos utilizarlo para reconocernos a nosotros mismos.

Creo en definitiva que esta epidemia podría interpretarse como un deseo subyacente en la mente de las personas de alejarse de un entorno, de una sociedad en la que no nos sentimos cómodos. Deseamos un cambio drástico. La gente está cansada de una economía mal gestionada, de recursos mal administrados, de políticos ineptos y corruptos, de un planeta lastimado por el abuso en todos los ámbitos. Cambiar esta situación exige una revolución, una guerra (con inevitables víctimas) para luego renacer en otro mundo, quizás mejor.

ORIGEN DE LA PANDEMIA

Un virus nacido (?) en China que se difunde y expande por todo el mundo a causa de la gran circulación de aviones y personas. En mi opinión, un virus diseñado para la guerra biológica. Habrá que demostrarlo.

EPIDEMIOLOGÍA

Muy contagioso, se transmite de persona a persona por microgotas y también, por fómites contaminados.

Se transmite también en fase asintomática.

El periodo de incubación medio es de 5 días. Puede oscilar entre 2 y 14 días.

Afecta en un 60% a hombres y en un 40% a mujeres.

SÍNTOMAS CLÍNICOS

Fiebre, tos seca, cansancio y, a veces, diarrea. En este último caso si la infección ha sido por vía digestiva.

Puede producir anosmia y ageusia, si bien al parecer, temporalmente.

DIAGNÓSTICO CLÍNICO

Frotis nasal o/y faríngeo es fiable si se practica dentro de los primeros 5 días de la infección.

Otros: Ferritina (alta), plaquetas (bajas), D-dímero (alto), angiotensina II (alta), LDH (elevada).

MORTALIDAD

El 80% de los pacientes se curan espontáneamente. El otro 20% serán hospitalizados en UCI, de los cuales, la mitad morirán.

La mortalidad depende de varios factores: edad, predisposición genética, ciertas patologías previas (hipertensión, diabetes).

Mortalidad por edad: 50 años el 2%, 60 años el 4%, 70 años el 8% y más de 80 años el 16%.

La mortalidad global depende también de varios factores: hábitos de la población, genética, atención médica.

PREVENCIÓN

Evitar contactos personales (confinamiento, distanciamiento), higiene de manos.

Aquellas personas que se han curado deben restar confinadas durante dos semanas, pues en este tiempo, tienen capacidad para diseminar los virus y, por lo tanto, infectar a sus contactos.

TRATAMIENTO

Terapéutica: parece ser que lo indicado es un tratamiento mixto a base de Remdesevir (inhibe la RNA polimerasa) + hidroxicloroquina (inhibe la entrada del virus en la célula)+ Lopinavir/ritonavir (inhibidores de la proteasa)+ Interferón beta y alfa.

El tratamiento es muy efectivo especialmente en la fase inicial de la enfermedad.

A enfermos con ciertas patologías respiratorias (distrés respiratorio solamente) se administran corticoides a dosis altas para reducir las citoquinas. Estos tratamientos son de una duración de 10-12 días y deben realizarse en régimen hospitalario ya que la administración es por vía endovenosa y subcutánea.

En futuro: probable vacunación y tratamiento con plasma inmunizado (con anticuerpos específicos).

ANATOMÍA DEL VIRUS

Es un RNA virus con una capa exterior de glicoproteínas. Dispone de un enzima llamado transcriptasa reversa que lo hace muy mutante.

Mecanismo de acción: la vía de entrada principal es la pulmonar, donde penetra en las células (neumocitos) mediante los receptores de membrana ACE 2. Allí el virus se multiplica (utilizando el enzima RNA polimerasa de nuestras células y su transcriptasa reversa) a tenor de 1 x 100.000 y se disemina por todo el cuerpo.

Nuestro organismo responde a esta infección generando macrófagos y éstos, a su vez, citoquinas. Interfiere en la angiotensina, lo que provoca mayor trastorno pulmonar. La muerte suele ocurrir por parada cardiorespiratoria.

VOCABULARIO

Angiotensina II: hormona peptídica que provoca contracción de las venas y de las arterias causando un aumento de la presión arterial.

Dímero D: es un fragmento de proteína que se genera cuando un coágulo se disuelve. Es un indicador de trastornos de la coagulación.

LDH: enzima que se encuentra en el corazón, pulmón, hígado y músculo esquelético. Resulta aumentado su valor en procesos inflamatorios y/o traumáticos.

Macrófago: son células del sistema inmunitario capaces de fagocitar partículas, moléculas y bacterias, destruyéndolas.

Plaquetas: corpúsculos sanguíneos que actúan junto a otros factores en el proceso de coagulación de la sangre.

Transferrina: proteína encargada de almacenar el hierro plasmático en las células.

Transcriptasa reversa: es una polimerasa (enzima) cuya función es sintetizar ADN a partir de ARN. Se encuentra presente en los retrovirus.

RNA polimerasa: es una enzima que cataliza la transcripción del ADN para formar ARN mensajero.

Receptores de membrana: son proteínas o glicoproteínas que se encuentran ubicadas en la membrana (pared) celular permitiéndoles detectar sustancias químicas que por su naturaleza no pueden atravesar la membrana.

Citoquinas: son proteínas producidas generalmente por los macrófagos. Inducen la activación de receptores específicos de membrana. Se encargan de regular los procesos inflamatorios.

COMENTARIOS FINALES

No te preocupes excesivamente, pero no bajes la guardia.

Procura alimentarte bien, eso es, nutrirte adecuadamente. Un cuerpo bien alimentado está más fuerte frente a la enfermedad.

Los fallecidos en residencias geriátricas lo han sido como consecuencia de uno o varios factores sumados o no al Coronavid-19: patologías previas, contacto con otros infectados, edad avanzada (debilidad, vulnerabilidad), alimentación poco adecuada e incluso a la soledad.

Si tienes a alguno de tus progenitores en esta situación, llámalos a diario al menos un par de veces, y anímalos.

Dentro de las posibilidades de tu hábitat, intenta hacer ejercicio físico diario.

Mantén contacto virtual con tus más allegados.

Piensa que tu cerebro es tu rey. Pon optimismo, confianza, autocontrol, disciplina… En primera instancia, no infectarse depende de ti, de tus hábitos, de tu equilibrio físico y emocional, de mantenerte ocupado.

Estar confinado no es un problema. Es sin duda una oportunidad para mejorar. Decía Dale Carnegie: “Cuando te den un limón, hazte una limonada”. Eso es, actuar con inteligencia. Sé positivo: rodéate de actitudes y voces positivas. Aléjate del negativismo y el sensacionalismo. Si te infectas, quédate en casa y aíslate de los demás que convivan contigo. Solo esto. Tienes el 80% de probabilidades de curarte tú solo. Recuerda: vis medicatrix natura (la fuerza sanadora de la naturaleza).

Si por desgracia tu estado reviste gravedad llama al teléfono de emergencia, pero no salgas de casa para ir a un hospital.

Terminada la epidemia aparecerán muchas dificultades, de todo tipo, pero piensa en que debes ser como una pelota de goma: aprovechar el impulso de la caída para rebotar todavía más alto. ¡¡¡Así lo haremos!!!

Sant Sadurní d’Anoia, 30 de marzo de 2020.

El Consejo Regulador del Cava inicia un programa de formación en análisis sensorial para constituir un futuro panel estable de cata

Los Consejos Reguladores, en la medida que se han convertido en entidades de certificación de producto, tienen que estar acreditados por el organismo nacional de acreditación ENAC de acuerdo con la norma UNE-EN-ISO/IEC 17065. El cumplimiento de esta norma implica que determinadas actividades de control como son los análisis químicos y los sensoriales, solo pueden realizarlos, laboratorios propios o contratados, pero siempre, acreditados por ENAC bajo la norma ISO 17025.
Sigue leyendo

Éxito de asistencia en el primer Curso de Formación de Perito Experto

Los pasados ​​días 21 y 22 de noviembre, el Colegio de Enólogos y Enólogas de Cataluña y la Asociación Catalana de Enólogos organizaron el Curso de Formación de Perito Experto.
El objetivo del curso es aprender los aspectos administrativos y procesales para poder actuar como peritos Experto haciendo los informes periciales en procedimientos judiciales o de litigio entre compañías.

Sigue leyendo